Acompañamientos·Ensaladas·Entrantes·Vegetarianos

Ensalada de patata japonesa.

¡Hola!

Si hay una cultura y una gastronomía que ame es la japonesa. De hecho, el sueño de mi vida es poder hacer algún día un buen viaje por todo Japón. Por eso, me encanta hacer recetas japonesas y versionarlas, así que hoy he echado mano de varias cosillas que tenía por la cocina y he hecho una versión vegetariana de la deliciosa “poteto sarada” o ensalada de patata japonesa.

IMG_20180531_140717_mh1527769481798.jpg

Aunque es más lógica como entrante o acompañamiento, he hecho bastante cantidad y entre dos nos hemos quedado bien sin nada más. Así que si la ponéis para acompañar o empezar, quizá es mejor que hagáis un poquito menos, depende de lo comilones que seáis o del hambre que tengáis. 😉

He utilizado:

  • Tres patatas medianas.
  • Dos zanahorias medianas.
  • Medio pepino
  • Media cebolla morada.
  • Dos huevos cocidos.
  • Medio nabo.
  • Un trocito pequeño de jengibre.
  • Pimienta.
  • Mayonesa al gusto.
  • Vinagre de arroz.
  • Sal.

En primer lugar, pelamos las patatas y las zanahorias y las metemos en la olla express unos 10-15 minutos desde que empieza a hervir y ponemos a cocer los huevos. Una vez que ha pasado este tiempo, sacamos todo, lo colamos y lo ponemos a enfriar.

Mientras que todo se va cociendo, podemos ir preparando lo demás: Cortamos la cebolla en láminas. Si no os gusta mucho encontraros el bocado grande de cebolla, podéis picarla finita. La metemos en agua para eliminar un poco el sabor fuerte y la dejamos ahí 10 o 15 minutos. Cortamos el pepino en láminas muy finas y rallamos el nabo.

Ponemos las láminas de pepino en un trapo de gasa o unas capas de papel de cocina y las apretamos bien para que suelten el agua. Hacemos lo mismo con la cebolla. Ponemos el nabo rallado en un colador y apretamos bien con una cuchara para que también suelte el líquido.

Cuando las patatas y zanahorias estén frías, las echamos en un bol y las movemos un poquito para que tengan una textura algo enharinada. Echamos el pepino, la cebolla, los huevos cocidos picados y el nabo, echamos un chorro de vinagre de arroz, sal y pimienta.

Pelamos y rallamos el trocito de jengibre y lo mezclamos en un cuenquito con la mayonesa. Después lo ponemos sobre la ensalada y lo removemos todo para repartirlo muy bien.

¡Y ya está! Es un plato que aparte de ser bastante sano, es algo diferente y original para acompañar. La versión que he hecho de esta receta es vegetariana, pero la receta original casi siempre lleva jamón cocido, así que si os apetece no dudéis en añadirlo.

Os animo a que lo probéis y me contéis que os ha parecido. ¡A nosotros nos ha encantado y repetiremos seguro!

¡Hasta la próxima!

 

 

Anuncios