Pasta·Platos principales

Pasta con salsa de “no-cheddar”.

¡Hola!

Si me seguís en Instagram, habréis visto que hay algunas novedades. Y si no, pues ya os las cuento por aquí. Como os conté en recetas anteriores, llevo unas semanas comiendo vegano. Hace unos años me hice vegana, ya que siempre he estado muy de acuerdo con los principios del veganismo. Sin embargo, al diagnosticarme la enfermedad celíaca, tuve varios problemas, no tenía muchos conocimientos de tema nutricional y, aunque intenté buscar asesoramiento, las cosas no fueron bien, no estaba comiendo bien y no funcionó.

Este último tiempo que he empezado de nuevo a comer vegano, he cuidado muchísimo mi alimentación y las cosas están yendo de momento súper bien. Me he dado cuenta de que hice muchas cosas mal por desconocimiento en su momento y que estoy cambiando radicalmente ahora. De todas formas, estoy haciendo las cosas muy cuidadosamente, de manera consciente y no quiero precipitarme en tomar hábitos pensando en lo que me pasó anteriormente. Aun así, todo va perfecto y estoy muy animada de poder reducir los alimentos de origen animal y vivir de nuevo más de manera acorde y coherente con lo que siento. Además, este año he empezado mi grado en nutrición y dietética y estoy realmente muy ilusionada con el tema. Así que de aquí a unos días voy a ir remodelando el blog y cambiando las recetas que tengo por aquí.

Y bueno, ya que os he contado tooooda la historia, vayamos a la receta que os quiero compartir hoy: Pasta con una salsa de “queso” cheddar completamente vegetal. En principio la idea era hacerlo con macarrones a lo Mac N Cheese, peeero al final acabamos utilizando espaguetis. Por supuesto, podéis utilizar la pasta que más os guste. Y no es porque lo haya hecho yo, pero madre mía ¡Está muy ricooo!

IMG_20181026_152551_mh1540562616932.jpg

Para hacerlo para dos he utilizado:

  • 250 gr de pasta. Nosotros hemos utilizado espaguetis de arroz integral de la marca El Granero Integral. ¡Súper recomendables!
  • Dos patatas pequeñas.
  • Dos zanahorias.
  • Media cebolla.
  • Un puñado de anacardos crudos.
  • Dos cucharadas generosas de levadura nutricional. Nosotros utilizamos la marca Salud Viva.
  • Una cucharada de ajo en polvo.
  • Sal y pimienta al gusto.

Para empezar, cocemos en la olla express las patatas, las zanahorias y la cebolla. Como unos 15 minutos desde que empiece a hervir.

Cuando esto esté listo, las ponemos en el vaso de la batidora junto a una tacita de agua de la cocción, los anacardos crudos, la levadura y los condimentos. Batimos todo muy bien hasta conseguir una textura cremosa. Si nos queda demasiado espesa y nos gusta más líquida, podemos añadir chorritos de agua y batir poco a poco hasta conseguir la textura deseada. Igualmente, podemos espesarla más añadiendo más anacardos y levadura nutricional. ¡Recordad probar un poquito antes de añadirla a la pasta para rectificar de sal, ajo, pimienta, etc!

Cuando tengamos cocida la pasta, la colamos y en un cazo mezclamos la salsa con la pasta y lo ponemos un poquito al fuego para mezclarlo y que salga todo calentito.

¡Y fin! Si nunca habéis utilizado la levadura nutricional, la podéis encontrar en herbolarios o en tiendas veganas especializadas, y de verdad que merece mucho la pena para dar ese saborcito intenso del queso a los platos. Además tiene vitaminas, minerales y fibra y en concreto la que utilizamos en casa, de la marca Salud Viva, viene suplementada con B12, cosa que viene genial si queréis seguir una dieta vegana o vegetariana, ya que es un suplemento indispensable en una dieta vegetal.

Esta salsa además la podéis utilizar también para acompañar con unos nachos y queda divina.

¡Espero que os encante!

Anuncios
Platos principales·Vegetarianos

Patata rellena de tempeh.

En el menú vegetariano de esta semana habíamos incluido un ingrediente que antes consumíamos mucho: el tempeh. El tempeh es una especie de pastel prensado de soja fermentada que es rico en proteínas, que está muy bueno y es genial para incorporarlo en una dieta vegetariana. Se puede comer de muchas formas: En ensaladas, salteado con verduras, en pastas y, en este caso, lo quisimos probar en una patata rellena. ¡Y madre mía! ¡Qué rica salió la patata!

IMG_20181011_155142_mh1539345719730.jpg

Para hacerlas para dos personas utilizamos:

  • Tres patatas medianas.
  • 50 gr de tempeh.
  • Media cebolleta.
  • Un diente de ajo picado.
  • Tomate frito con aceite de oliva virgen extra.
  • Bechamel. La bechamel vegana la podéis encontrar hecha en tiendas o se puede hacer sustituyendo la leche de vaca con leche de arroz sin azúcar y añadiendo nuez moscada, pimienta y sal.
  • Queso vegano rallado.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta blanca molida.
  • Orégano.

Para empezar, asamos las patatas. En lugar de asarlas en el horno, yo las meto en una bolsa especial para asar apta para microondas. Pincho la bolsa y las patatas por varios sitios con la punta del cuchillo y las meto en el microondas durante unos 10 minutos. Para comprobar que ya están hechas, se pinchan un poquito con el cuchillo con cuidado de no romperlas. Estarán hechas cuando estén blanditas. (¡Cuidado, que quema!)

Después, abrimos las patatas por la mitad y con la ayuda de una cucharilla sacamos el relleno. Dejad un poquito de margen y no saquéis tooodo porque se os pueden romper después. Reservamos el relleno en un plato o bol.

En una sartén con un chorrete de aceite de oliva a fuego lento, ponemos el ajo picado y cuando empiece a dorar salteamos la cebolla hasta que esté transparente. Entonces, desmenuzamos el tempeh y lo salteamos durante un par de minutos. Agregamos entonces el relleno de la patata y le ponemos sal, pimienta (yo he utilizado blanca), orégano y lo salteamos durante otro minutillo para que se mezclen los sabores. Después ponemos un chorro de tomate frito al gusto, probamos para corregir de sal y lo mezclamos todo bien.

Cuando tengamos esto, ponemos las mitades de patata vaciadas en una bandeja de horno y las rellenamos con una cuchara. Encima ponemos la bechamel y queso vegano rallado. Metemos en el horno durante unos 10 minutos a 200º hasta que se derrita el queso.

¡Y esto es todo! Otra recetilla vegana muy fácil y nutritiva.

¡Espero que os encante!