Arroz·Platos principales·Vegetarianos

Risotto de verduras.

¡Hola a todos!

Estos días he estado experimentando mogollón en la cocina y… ¡Estoy empachadísima de dulces! Así que hoy me apetecía algún plato con verduritas y un poco de caña y he hecho uno de los que creo que mejor se me dan, que es el risotto. Si en casa sois arroceros como nosotros, no puede fallar.

IMG_20180530_141912_mh1527684768616.jpg

Los ingredientes que he utilizado para dos personas son:

  • Un diente de ajo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Un litro de caldo de verduras.
  • Media cebolla roja.
  • Una zanahoria pequeña.
  • Un cuarto de calabacín.
  • Un cuarto de puerro.
  • Un chorro de vino blanco.
  • Dos tazas de arroz arborio.
  • Una nuez de margarina.
  • Parmesano vegano (Nosotros usamos Jeezano o Prosociano de Violife).

Antes que nada, pongo a calentar el caldo. Cuando lo utilicemos lo necesitaremos tener caliente, así que es importante asegurarnos esto antes de empezar. Recomiendo que este caldo lo preparéis casero, ya que es lo más saludable y como mejor sale, con las verduras que más os gusten. Si tenéis prisa o no os apetece poneros a hacer caldo, podéis utilizar uno de brick. El que más me gusta es el de la marca Aneto, que aunque es un poco subidito de precio comparado con otros, es el que más natural me parece.

Para empezar, pongo el cazo en el fuego con un chorro de aceite de oliva virgen extra a fuego medio y pongo las verduras previamente cortadas en trocitos pequeños hasta que se van ablandando. Después echo el diente de ajo picado.

Cuando ya las verduras están blandas y la cebolla bien transparente, echo en el cazo el arroz arborio y lo rehogo durante unos 3 minutos. Después, echo el chorro de vino y remuevo un poco mientras espero a que el alcohol se evapore.

Cuando tenemos esto, echamos un par de cucharones de caldo caliente y vamos removiendo hasta que casi todo este caldo se haya absorbido. Luego repetiremos este paso sin parar de remover el arroz hasta que esté blando al punto que nos guste y tenga una textura cremosa (pero no caldosa).

Sacamos el cazo del fuego y añadimos la nuez de margarina, removiendo el arroz hasta que se reparta y se deshaga. Luego echamos parmesano, sal y pimienta negra al gusto.

Lleva un poquito de tiempo y hay que hacer brazo removiendo pero nos sale un plato riquísimo, sano y que gusta a todo el mundo.

Espero que os animéis a probarlo y que os encante.

¡Hasta la próxima!

 

 

Anuncios