Platos principales·Vegetarianos

Patata rellena de tempeh.

En el menú vegetariano de esta semana habíamos incluido un ingrediente que antes consumíamos mucho: el tempeh. El tempeh es una especie de pastel prensado de soja fermentada que es rico en proteínas, que está muy bueno y es genial para incorporarlo en una dieta vegetariana. Se puede comer de muchas formas: En ensaladas, salteado con verduras, en pastas y, en este caso, lo quisimos probar en una patata rellena. ¡Y madre mía! ¡Qué rica salió la patata!

IMG_20181011_155142_mh1539345719730.jpg

Para hacerlas para dos personas utilizamos:

  • Tres patatas medianas.
  • 50 gr de tempeh.
  • Media cebolleta.
  • Un diente de ajo picado.
  • Tomate frito con aceite de oliva virgen extra.
  • Bechamel. La bechamel vegana la podéis encontrar hecha en tiendas o se puede hacer sustituyendo la leche de vaca con leche de arroz sin azúcar y añadiendo nuez moscada, pimienta y sal.
  • Queso vegano rallado.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta blanca molida.
  • Orégano.

Para empezar, asamos las patatas. En lugar de asarlas en el horno, yo las meto en una bolsa especial para asar apta para microondas. Pincho la bolsa y las patatas por varios sitios con la punta del cuchillo y las meto en el microondas durante unos 10 minutos. Para comprobar que ya están hechas, se pinchan un poquito con el cuchillo con cuidado de no romperlas. Estarán hechas cuando estén blanditas. (¡Cuidado, que quema!)

Después, abrimos las patatas por la mitad y con la ayuda de una cucharilla sacamos el relleno. Dejad un poquito de margen y no saquéis tooodo porque se os pueden romper después. Reservamos el relleno en un plato o bol.

En una sartén con un chorrete de aceite de oliva a fuego lento, ponemos el ajo picado y cuando empiece a dorar salteamos la cebolla hasta que esté transparente. Entonces, desmenuzamos el tempeh y lo salteamos durante un par de minutos. Agregamos entonces el relleno de la patata y le ponemos sal, pimienta (yo he utilizado blanca), orégano y lo salteamos durante otro minutillo para que se mezclen los sabores. Después ponemos un chorro de tomate frito al gusto, probamos para corregir de sal y lo mezclamos todo bien.

Cuando tengamos esto, ponemos las mitades de patata vaciadas en una bandeja de horno y las rellenamos con una cuchara. Encima ponemos la bechamel y queso vegano rallado. Metemos en el horno durante unos 10 minutos a 200º hasta que se derrita el queso.

¡Y esto es todo! Otra recetilla vegana muy fácil y nutritiva.

¡Espero que os encante!

Anuncios
Pasta·Platos principales·Vegetarianos

Espaguetis con calabizo.

Este año empiezo la carrera de nutrición y dietética, y estoy suuuuuper ilusionada con ello porque es algo que realmente me encanta, y eso me ha hecho reflexionar sobre la posibilidad de reducir el consumo de alimentos de origen animal. Por eso esta semana he decidido hacer en casa una semana de comidas vegetarianas (fundamentalmente estrictas, aunque en principio no todas), en la que me quiero currar mucho las recetas y los nutrientes de cada una y comprobar hasta qué punto todo va bien.

Para hacer estos espaguetis he utilizado un inventazo increíble: ¡El calabizo! Calabizo es un chorizo vegano hecho a base de calabaza que elabora una empresa gallega y realmente está increíble. A mí me gusta más que el chorizo de toda la vida, y vale exactamente igual para las pastas, guisos, etc. Podéis comprar estos choricitos en su web.

Hoy íbamos un poco rapidito porque veníamos de comprar y a lo tonto se nos han hecho las tres de la tarde. Y, aunque pensaba hacer curry, finalmente tuvimos que darnos un poquito más de prisa y aplazar el curry para otro día. Así que al final hemos hecho una pasta super sencilla, que se hace en un momento y está buenísima.

IMG_20181010_155532_mh1539195452657.jpg

Para hacerla he utilizado:

  • 300 gr de espaguetis sin gluten.
  • Un brik de tomate frito.
  • Dos calabizos picantes.
  • Queso vegano.
  • Media cucharadita de ajo en polvo.
  • Media cucharadita de cebolla en polvo.
  • Orégano.
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.

En primer lugar se cuecen y cuelan los espaguetis. Los de maíz se pegan un poco, así que yo los he enfriado con agua para que no se siguieran pasando.

Cortamos los calabizos en trocitos pequeños y los ponemos en la sartén. Los salteamos durante un par de minutos y añadimos los espaguetis, el ajo, la cebolla y el orégano. Movemos todo bien durante otro minutillo para que se mezcle el sabor. Después añadimos el tomate frito. Yo he utilizado tomate frito con aceite de oliva virgen extra. Mezclamos todo bien y probamos para agregar sal y pimienta al gusto.

Ponemos la pasta en un recipiente de horno y colocamos encima el queso vegano rallado. Nosotros hemos utilizado el de la marca Green Vie especial para pizza, pero podéis utilizar el que queráis, como los de la marca Violife que también están muy buenos y vienen rallados. Metemos en el horno durante unos 10 minutillos dando calor sólo por arriba para que se derrita el queso.

¡Y fin! Un plato vegano, rápido, rico y que triunfa con todo el mundo.

Me encantaría que si tenéis sugerencias, algún consejo para compaginar esto de la celiaquía con el vegetarianismo o veganismo, etc. me lo dejéis en comentarios. Y para ver mis fotitos con mis platos de esta semana sin carne ni pescado, podéis echar un ojo a mi instagram

¡Besos!

Juego de blogueros·Platos principales

Juego de Blogueros 2.0: Croquetas al estilo japonés.

¡Hola!

Este mes nuestro ingrediente estrella era la patata, por lo que había mil ideas de recetas para hacer. Esta vez he querido compartir una receta muy típica de Japón: las “korokke” o croquetas de patata con carne.

IMG_20180920_154155_mh1537451111866.jpg

Para dos personas he utilizado:

  • Dos patatas.
  • 150 gramos de carne picada.
  • Un cuarto de cebolla.
  • Mantequilla.
  • Harina de arroz.
  • Un huevo.
  • Panko o pan rallado. A mí me gusta el sin gluten gordito de la marca Crumbs.
  • Aceite para freír.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Nuez moscada.
  • Salsa tonkatsu.

Pelamos, cortamos en trozos las patatas y las ponemos a hervir hasta que estén blandas. Cuando estén cocidas, las sacamos de la olla y las escurrimos en un colador. Después las echamos en un bol y las reservamos.

Ponemos la cebolla picada con una nuez de mantequilla a fuego bajo hasta que esté transparente. Cuando esté hecha, agregamos la carne picada. Cuando toda la carne esté hecha, sacamos del fuego sobre un papel para escurrir el exceso de aceite y líquido.

Juntamos la carne y la cebolla con las patatas cocidas y con un tenedor vamos aplastando las patatas a la vez que mezclamos con la carne hasta que se haga una masa homogénea. Añadimos sal, pimienta y un poco de nuez moscada mientras lo vamos probando para rectificar. Cuando ya lo tengamos a nuestro gusto, esperamos a que se enfríe un poco para poder formar las croquetas.

Dividimos la masa a partes iguales según el número de croquetas y el tamaño del que las queramos hacer. Formamos con ellas una bola y la aplastamos un poquito para darle forma de disco. Las pasamos por harina, huevo y finalmente por panko o pan rallado. Freímos en abundante aceite muy caliente hasta que estén doraditas por ambas caras.

Para servirlas, recomiendo que las acompañéis con salsa tonkatsu, que la podéis adquirir en tiendas asiáticas.

Espero que os encante y que triunfe en casa. 🙂

Y no se os olvide visitar los blogs de mis compañeros aquí debajo para ver más recetas buenísimas.

¡Besos!

 

Pasta·Platos principales

Pasta con salmón y nata.

¡Hola!

El mes de septiembre con su vuelta a la rutina hace que a veces vayamos pillados de tiempo y queramos cocinar algo rápidamente para enseguida volver al trabajo. Estos días para mí también están siendo liadillos: El trabajo, cursos, cosas que hacer en casa… Así que hay días que tengo que comer a toda máquina. Aun así, no me gusta tener que renunciar a una comida rica, así que intento hacer cosas que me encanten, aunque sean rapiditas, y no renunciar a comer bien.

Como os he contado en varias de mis entradas, el pescado me encanta, y mi pescado favorito es sin duda el salmón de cualquier manera: En sushi o sashimi, al horno, al vapor, a la plancha, con salsas, en pastas, ahumado, en arroces… ¡Me parece delicioso! Así que el otro día andaba comprando rápidamente en el super y descubrí algo que nunca había comprado: ¡Salmón en conserva! En unas latitas como las del típico atún claro de toda la vida. Así que decidí comprarlo y ponerlo junto a unos espaguetis y la verdad es que salió riquísimo.

IMG-20180915-WA0017.jpg

Y sin más enrollarme, los ingredientes que utilicé para una persona son:

  • Unos 100 gramos de espaguetis.
  • Una lata de salmón en conserva.
  • Un cuarto de cebolla.
  • Una cucharada de crema de queso.
  • 150 ml de nata para cocinar.
  • Una cucharada de mantequilla.
  • Una cucharadita de huevas de capelán.
  • Eneldo.
  • Pimienta negra.
  • Sal.

Cocemos la pasta, procurando que no se pase nada, ya que luego tendremos que ponerla junto a la nata y se va a cocer algo más, así que la deberíamos sacar un par de minutos antes del tiempo recomendado de cocción.

Mientras que se hace la pasta, preparamos la salsa. Ponemos el cazo con el fuego muy bajito y derretimos la mantequilla. Añadimos la cebolla picada y la dejamos hacerse despacito hasta que esté blandita y transparente.

Cuando esté la cebolla, añadimos la pasta colada junto a ella en el cazo y le echamos el salmón escurrido. mezclamos todo durante medio minutillo y ya ponemos la nata y la crema de queso hasta que ésta se derrita y la salsa coja la consistencia adecuada. Podemos añadir un poquito más de nata si nos ha quedado muy espesa o un poco más de crema de queso si nos parece que está demasiado líquida.

Probamos la pasta y echamos sal al gusto, pimienta y un poco de eneldo. Mezclamos bien y sacamos la pasta. Una vez servido en el bol, añadimos las huevas de capelán.

¡Y listo! Espero que la probéis, porque está realmente buena. ¡Yo ya la comí tres veces la semana pasada! Creo que me estoy pasando un poquito… 😀

¡Abrazos!

 

Carnes·Platos principales

Presa ibérica con miel y hierbas aromáticas.

¡Hola!

Hace unos años, era una persona muy carnívora. Sin embargo, desde hace un tiempo soy mucho más de pescado y de preparar muchos platos vegetarianos. Por eso, hacía bastante tiempo que no comía carne y hoy me ha dado por ir a cogerme alguna buena buena de verdad. Así que me he pasado por la sección de carnicería y le he echado el ojo a una presa ibérica que tenía una pinta de categoría.

La presa ibérica es una pieza del cerdo ibérico que se encuentra junto a la paleta y tiene bastante cantidad de grasa, por lo que es una carne muy melosa, muy apreciada y con mucho sabor. Además, tiene muchísimas posibilidades de elaboración y es realmente fácil hacer que quede muy rica.

Hoy la he querido preparar al horno con unas patatitas, unas cuantas hierbas, miel y sal trufada, y la verdad es que ha quedado digna de compartir.

IMG_20180911_153534.jpg

Para elaborarla para dos personas he utilizado:

  • Dos patatas.
  • Cuatro filetes gorditos de presa ibérica.
  • Una cucharada de miel.
  • Una cucharadita de romero.
  • Una cucharadita de tomillo.
  • Una cucharadita de orégano.
  • Pimienta negra.
  • Sal.
  • Escamas de sal trufada.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Empezamos por hacer las patatas, ya que es lo que más va a tardar. Las cortamos en discos y las ponemos en una bandeja de horno con un chorro de aceite de oliva a 200 grados con calor arriba y abajo unos 20 min. Luego les damos la vuelta y las dejamos otros 20 min.

Cuando estén las patatas, salpimentamos la presa ibérica y la marcamos en la sartén vuelta y vuelta. Después, ponemos los filetes sobre las patatas en la bandeja del horno. Mezclamos la miel con las hierbas aromáticas en un bol pequeñito o tacita y con un pincel de cocina o ayudándonos con una cucharilla, pintamos los filetes con un poquito de la mezcla de miel. Volvemos a meter en el horno de nuevo y lo dejamos unos 5-10 minutos, dependiendo de lo gorditos que sean los filetes y lo hecha que queramos la carne.

Cuando lo saquemos del horno, añadimos unas escamas de sal trufada, aunque también podemos poner escamas de sal normal.

Lleva su tiempo, pero no es nada difícil y el resultado es realmente bueno. Espero que lo probéis y que os encante. 🙂

¡Besos!

Arroz·CocinArte·Ensaladas·Entrantes·Pescados

Reto CocinArte: Ensalada de arroz.

¡Hola!

Hoy, después de un mesecito de descanso, por fin puedo compartir con vosotros la receta de este reto que me encanta y que siempre me hace taaaaaanta ilusión.

El cuadro de este mes es una obra de la gran artista Frida Kahlo: Autorretrato con Bonito. 

 

36946950_10214027314335504_4221011665719656448_n.jpg

 

Estoy encantada con la elección de la obra de este mes, no sólo porque me encanta Frida Kahlo como artista, sino por todo lo que representa. Con esta gran variedad de colores, tenía bastantes ocurrencias para idear alguna receta, pero me ha inspirado a hacer algo muy sencillito: Una ensalada de arroz con salmón fresquita para rematar estos últimos días de verano, y le he querido añadir elementos como el aguacate y el cilantro, que aparte de lucir tan verdecitos y añadir color al plato, me recuerdan a México: país de Frida.

 

IMG_20180908_154421

 

Para hacerla como entrante para dos personas he utilizado:

  • Una tacita de mezcla de arroces: salvaje, rojo y vaporizado. Podéis encontrar esta mezcla en Mercadona o comprarlos por separado. Si no, con arroz salvaje solo también sale muy rica.
  • Medio aguacate grande.
  • 80 gramos de salmón ahumado.
  • Un puñado de hojas de lechuga trocadero verde y batavia roja.
  • Copos de alga nori.
  • Semillas de sésamo negro.
  • Medio pepino.
  • Cilantro fresco.
  • Media cucharadita de mostaza antigua.
  • Aceite de oliva suave.
  • Media lima.
  • Salsa de soja.

Cocemos la mezcla de arroz en agua unos 20 minutos. Después, lo metemos debajo del grifo para que se enfríe y quede suelto. Colamos el arroz y lo dejamos hasta que escurra completamente el agua.

Después, ponemos en un bol el arroz. A esto le añadimos el aguacate cortado en cubos, el pepino sin pelar también en pequeños cubitos, la lechuga picada y el salmón en tiras.

Para hacer el aliño, he utilizado un picador de ajos, en el que he triturado bien las hojas de cuatro ramas de cilantro fresco, media lima, la mostaza, un chorro de aceite de oliva de 0,4 y un chorrito de salsa de soja.

Se sirve en el plato y se ponen por encima las semillas de sésamo negro y copos de alga nori.

¡Y ya tenemos nuestra ensalada! Es muy fácil, ¿no? A los amantes del pescado como yo seguro que os encanta. 🙂

¡Hasta la próxima!

Carnes·Platos principales

Filetes rusos.

¡Hola de nuevo!

Hace mucho tiempo que no escribo por aquí, pero… ¡He tenido unos meses de verano de locos! Así que con la vuelta al cole aprovecho para volver a empezar a ponerme con la cocina y subir una recetita que sale buenísima: Unos filetes rusos bien ricos.

IMG_20180829_221723_mh1535660020565.jpg

Para hacer cuatro filetes he utilizado:

  • 250 gramos de carne picada de ternera y cerdo.
  • Dos dientes de ajo.
  • Una rama de perejil.
  • Media cucharadita de comino.
  • Dos cucharaditas de orégano.
  • Un huevo.
  • 80 gramos de pan rallado.
  • Sal y pimienta negra.

Para empezar, machacamos en un mortero el ajo y el perejil bien hasta que quede hecho una pasta.

En un bol, ponemos la carne picada. Yo he utilizado carne picada mixta de ternera y cerdo, que queda un poco más sabrosa y con algo más de grasa, pero podéis hacerlo sin problema con carne de ternera. Agregamos la mezcla de ajo y perejil, las especias, el huevo y el pan rallado.

¡Ahora toca mancharse! Mezclamos bien todo con las manos hasta que quede uniforme. Vamos agregando pan rallado a la mezcla hasta que quede una masa consistente y que no se deshaga al manejarla. En total yo usé unos 80 gramos de pan rallado sin gluten. Después, lo separamos en cuatro bolas del mismo tamaño y las aplastamos lo máximo posible para hacer los filetes.

Pasamos los filetes de nuevo por pan rallado y los freímos en la sartén cubierta de aceite de oliva por ambos lados hasta que se hagan del todo, a fuego medio – alto unos diez minutos aprox.

Cuando los saquemos, es conveniente ponerlos sobre un papel de cocina para que absorban todo el aceite sobrante.

¡Y esto es todo! Están super ricos con un poco de ketchup, salsa barbacoa o mostaza.

¡Espero que os encanten!