Juego de blogueros·Pasta·Platos principales

Juego de Blogueros 2.0: Espaguetis con sepia y salsa de limón.

El reto de juego de blogueros de este mes ha tenido como ingrediente principal el limón, y aunque parecía un reto facilito, he querido hacer algo salado y no muy típico, así que desde un principio me ha traído un poco de cabeza. Finalmente, hice un experimento súper facil que resultó ser un éxito y comimos de lujo.

IMG_20180730_154251.jpg

Para hacer este plato he utilizado (2 personas):

  • Una sepia limpia.
  • 250 gramos de espaguetis cocidos.
  • Un cuarto de limón.
  • Un diente de ajo.
  • 150 ml de nata para cocinar.
  • Un par de ramitas de perejil picado.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Pimienta.

Cortamos la sepia en cubitos y la ponemos sobre papel de cocina para escurrir el exceso de líquido.

Se pone un chorrito de aceite de oliva en una sartén a fuego alto y ponemos la sepia. Machacamos el ajo y el perejil con un poco de sal y aceite en un mortero hasta hacer una pasta. Después de dos o tres minutos cuando vaya dorándose la sepia, ponemos el aliño por encima y salteamos durante unos segundos más.

Exprimimos el limón colándolo para que no salgan pepitas y lo echamos sobre la sepia. Después echamos la pasta y removemos todo para que se mezclen la pasta con la sepia. Vertemos la nata y seguimos removiendo hasta que tenga la textura que nos guste. Después probamos y corregimos con sal y pimienta.

¡Y ya está! Arriba lo he coronado con un poquito de salmón ahumado, que aparte de estar muy bueno, le da colorcito.

Espero que os guste mi receta del mes y que esteis pasando un verano genial. Por supuesto, como siempre, adjunto lista con los blogs de mis compañeros para que veáis sus estupendas recetas.

¡Que aproveche!

Elvira: https://www.asisecomeengranada.com/
Carabiru: http://birulicioso.wordpress.com
Mónica: http://dulcedelimon.com
Eva: http://dulcesfelicidades.blogspot.com.es/
Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Eva: https://pekandoconeva13.com/
Natalia: http://saboresdenati.blogspot.com.es/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Sara: https://unaitalianaenlacocina.es/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

 

Anuncios
Platos principales·Vegetarianos

Berenjenas rellenas de verduras.

¡Hola!

La semana pasada tuvimos una macro barbacoa con unos amigos y compramos verduras a raudales, pero, como siempre, ¡ha sobrado una barbaridad! Así que ahora tenemos la nevera llenita de verduras que hay que ir gastando. Por eso, hoy he hecho un experimento con berenjenas y verduras varias y ha salido algo riquísimo que he tenido que compartir con vosotros.

Esta receta es vegetariana y perfectamente adaptable para veganos sustituyendo el queso de encima por queso vegano o suprimiéndolo y agregando un poco de pan rallado por encima para hacer el gratinado.

IMG_20180726_160624_mh1532614529724.jpg

Vamos con los ingredientes que he utilizado para dos berenjenas:

  • Una cebolleta pequeña.
  • Dos berenjenas.
  • Un cuarto de puerro grande.
  • Un cuarto de pimiento rojo.
  • Tres cucharadas de habitas baby.
  • Medio calabacín.
  • Un trocito pequeño de apio.
  • Un diente de ajo grande.
  • Unas cuantas hojas de albahaca.
  • Tomate frito.
  • Mozzarella rallada.
  • Parmesano rallado.
  • Orégano.
  • Pimentón.
  • Mezcla de pimientas.
  • Sal.

En primer lugar, se cortan las berenjenas por la mitad, se les echa bien de sal y se ponen bocabajo en un papel de cocina para que suelten el amargor. Después de unos 30 min, se les hacen unos cortecitos en la carne y se meten en el horno durante una hora a 200 grados.

Cuando las berenjenas estén listas, las sacamos del horno y vamos preparando el relleno. Ponemos un chorro de aceite en la sartén a fuego bajo y echamos la cebolla picada. Cuando empiece a ponerse transparente, agregamos las verduras picadas: el puerro, el pimiento, el calabacín, las habitas enteras, el ajo y el apio picado muy finamente.

Mientras se van haciendo las verduras, sacamos la carne de la berenjena con ayuda de una cuchara con cuidado de no romper la piel que luego rellenaremos. Agregamos a la sartén la carne de la berenjena y agregamos sal, pimienta, una pizca de pimentón, orégano generosamente y unas hojitas de albahaca picadas. Dejamos que se termine de hacer todo.

Cuando las verduras ya estén blanditas, las sacamos en un plato sobre un papel de cocina para que escurran el exceso de aceite, limpiamos la sartén con un papel y una vez escurridas, las volvemos a meter en la sartén y añadimos el tomate frito. Probamos y rectificamos de sal y pimienta.

Rellenamos las pieles de las berenjenas con el relleno y ponemos por encima mozzarella rallada y espolvoreamos con parmesano. Lo metemos en el horno de nuevo a 200 grados durante 10 minutos para que se gratine el queso.

Tip: Si te sobra relleno, puedes utilizarlo para hacer una salsa para una rica pasta. 🙂

¡Y fin! Se tarda un buen rato, pero veréis que están deliciosas. ¡Espero que os encante!

¡Hasta la próxima!

Huevos·Vegetarianos

Reto CocinArte: Huevos empanados con bechamel de queso azul.

¡Hola!

Hace mucho que no comparto ninguna receta, pero ando por la playa de relax y estoy cocinando muy poquito. Eso sí, para un reto siempre estoy dispuesta, y como cada día 9, toca el reto CocinArte, ¡el cual adooooooro!

Este mes, el cuadro propuesto era “La lechera”, una obra preciosa del pintor holandés Veermer del siglo XVII.

eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJpbSI6WyJcL2FydHdvcmtcL2ltYWdlRmlsZVwvdmVybWVlcl9sZWNoZXJhLTEuanBnIiwicmVzaXplLDUwMCJdfQ.cJ_9QgclbRwyLW1GMHQfLbowXDmbocBP8maBqRaBB2M

Desde el principio, este cuadro me inspiró para hacer mil cosas, pero finalmente me quedé con una recreación de una receta que me encanta: Huevos empanados con bechamel de queso azul. Lo tiene todo: El pan, la leche, el amarillo, el azul… Y me pareció super apropiado y realmente rico.

IMG_20180707_201938_mh1531049131886

Los ingredientes que utilicé para dos personas son:

  • Tres huevos pequeños.
  • Una tacita de harina de arroz.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Leche entera.
  • Pan rallado sin gluten gordito. Yo utilizo el de Crumbs, que es el que más me gusta.
  • Media cuña de queso azul.
  • Sal.
  • Pimienta.

Empezamos cociendo dos de los huevos. Pongo uno por persona, ya que con la bechamel llena bastante, pero si sois de buen comer, podéis poner un par para cada uno. Dejamos cocer durante diez minutos a partir de que el agua empieza a hervir, los enfriamos y pelamos.

Después, ponemos un chorro de aceite de oliva virgen extra a fuego medio en la sartén y agregamos la harina de arroz. Con la varilla, vamos moviendo la harina para que se tueste evitando que se queme.

Echamos un buen chorro de leche y removemos con la varilla hasta que se vaya formando la bechamel. Según se va absorbiendo la leche, vamos echando más poquito a poco hasta que encontremos una textura de masa de croqueta, espesa pero sin grumos. Cuando esto esté, echamos el queso en trozos y removemos hasta que se deshaga y se mezcle bien. Probamos y rectificamos de sal y pimienta.

Cuando ya esté la bechamel, espolvoreamos un plato con harina de arroz para que no se pegue la masa y ponemos un par de cucharadas de la masa encima. Sobre esto, colocamos el huevo y ponemos otras dos o tres cucharadas por encima, la suficiente bechamel para cubrir por completo el huevo. Hacemos esto con todos y los dejamos enfriar. Podemos meterlo en la nevera y dejarlo durante unas horas.

Cuando ya estén fríos, los sacamos de la nevera y nos enharinamos las manos con harina de arroz para darles la forma redonda. Luego pasamos por huevo batido, pan rallado, de nuevo huevo batido y de nuevo pan rallado. En aceite muy caliente, freímos los huevos hasta que se dore el pan. Lo sacamos encima de un papel de cocina para que se quite el exceso de aceite.

¡Y ya lo podemos servir!

Espero que os encante y que esteis pasando un genial verano. 🙂

Dulces·Juego de blogueros·Postres·Vegetarianos

Juego de Blogueros 2.0: Plátano frito con miel.

Como cada fin de mes, hoy toca… ¡Juego de blogueros! Este mes el ingrediente para nuestro reto ha sido el plátano y ¡me he vuelto a decantar por el dulce! Estas frutas de verano me inspiran para hacer postrecitos. Para hoy he querido hacer un postre al estilo chino muy clásico: El plátano frito. ¡Y por supuesto, sin gluten! Vais a ver que es súper fácil, no se tarda nada en hacer y está buenísimo. 🙂

IMG_20180630_005613_mh1530313370574 (2).jpg

Para el rebozado he utilizado:

  • Media tacita de almidón de patata.
  • Un cuarto de tacita de harina de arroz.
  • Media tacita de agua.
  • Una clara de huevo.
  • Media cucharadita de levadura.

Y también:

  • Dos plátanos.
  • Aceite de oliva suave.
  • Miel.

En primer lugar mezclamos en un bol el almidón de patata, la harina de arroz y la levadura. Movemos bien para que se junte todo. Ponemos después la clara de huevo y el agua y removemos hasta que no haya ningún grumo. La masa del rebozado tiene que quedar espesa, pero no demasiado dura. Lo suficientemente espesa para que se adhiera al plátano después. Si vemos que nos está quedando demasiado líquida, añadimos un poquito más de almidón de patata y mezclamos hasta que lleguemos a la textura deseada, siempre con cuidado de no pasarnos. Si la encontramos demasiado dura, hidratamos con chorritos de agua hasta llegar a tener una masa correcta.

Cortamos los plátanos por la mitad de manera longitudinal y después cortamos las mitades en trocitos del tamaño de un bocado. Yo los he cortado en cuatro trocitos.

Ponemos abundante aceite a calentar a fuego medio-alto. Cogemos los trocitos de plátano y los sumergimos en el rebozado y los echamos al aceite caliente hasta que estén dorados por ambos lados. Después los sacamos a un plato con un papel de cocina para que escurran el aceite. Cuando los sirvamos, echamos un chorrito de miel por encima de los trocitos. También podemos agregar por encima unas nueces picadas.

Espero que os haya gustado un montón. Y recordad echar un vistazo a los blogs de mis compañeros, que son unos artistas de la cocina.

¡Hasta la próxima!

Bowls·Carnes·Platos principales

Bowl veraniego de quinoa y pollo.

Como aprieta el calor, ¿eh? La verdad es que ya empiezan a apetecer cosas más ligeras y fresquitas para comer. Anoche hicimos hamburguesas vegetales de quinoa para cenar y nos sobró un poquito de quinoa. Además, tenía cosas por la nevera pendientes de gastar. Así que decidí hacer un bowl para comer un poco experimental, pero como salió rico merecía la pena compartirlo con vosotros.

IMG_20180623_154151_mh1529783540974.jpg

Para una ración he utilizado:

  • Una tacita pequeña de quinoa.
  • Cuatro filetes de pechuga de pollo extrafinos.
  • Medio tomate en rama.
  • Una hoja de col china.
  • Medio cogollo de lechuga.
  • Un huevo cocido.
  • Un cuarto de cebolla dulce.
  • Medio aguacate.
  • Un trocito de jengibre fresco.
  • Sal.
  • Una pizca de pimienta de cayena.
  • Semillas de sésamo.

Para la salsa:

  • Una cucharadita de mostaza antigua con grano.
  • Dos cucharaditas de miel.
  • Dos cucharadas de salsa de soja.
  • Un chorrito de limón.
  • Media cucharadita de aceite de sésamo.

Para empezar, se lava bien la quinoa poniéndola en un colador bajo el grifo para que no amargue. Luego se pone a cocer la quinoa: una tacita de quinoa por dos de agua. Yo he añadido al agua salsa de soja para que coja el sabor. Se cuece durante unos 15 o 20 minutos hasta que se haya absorbido el agua. Se deja enfriar.

Cogemos los filetes de pollo y los restregamos en el jengibre fresco rallado, añadimos un poco de sal, pimienta negra y una pizquita de pimienta de cayena (¡no os paséis, que pica mucho!). Si no os gusta el picante, podéis omitid la cayena, porque con el jengibre y la cayena queda intenso. Se hacen a la sartén con un chorrín de aceite.

Mientras, se pica la cebolla dulce, el tomate, la hoja de col china sin el tallo, se hace cubitos el aguacate. Cuando esté fría la quinoa, la juntamos en un bol con todas las cositas picadas y removemos. Entonces, encima de esto ponemos el huevo cocido cortado en rodajas a un lado, las hojitas del cogollo en el otro y los filetes de pollo cortados a tiras con semillas de sésamo por encima. Yo lo he dispuesto así, pero podéis ponerlo como más atractivo os parezca.

En una tacita juntamos todos los ingredientes de la salsa y lo removemos todo bien para mezclarlo. Después lo echamos por encima del bowl. ¡Y ya lo tenemos listo para comer!

A mi me ha caído genial con estos calores. Espero que vosotros también lo disfrutéis mucho. ¡Hasta la próxima!

 

Carnes·Platos principales

Tori no karaage.

¡Hola!

Ayer nos tocó hacer la compra y tenía un montón de cosas fresquitas y recién compradas para hacer mogollón de cosas ricas. Hacía tiempo que me apetecía hacer una receta que adooooro y que de verdad os recomiendo que probéis: Tori no karaage, vamos, lo que viene siendo pollo crujiente al estilo japonés.

IMG_20180615_233814_mh1529143907505.jpg

Si lo queréis hacer, os aconsejo que lo hagáis mejor de un día para otro para que el pollo coja bien los sabores del marinado porque queda mucho más rico y sabroso, pero si no tenéis tiempo, no pasa nada. Lo podéis hacer en el mismo día y también quedará bueno. ¡Empezamos!

Para dos personas, necesitaréis:

  • Dos contramuslos de pollo deshuesados y sin piel. Lo podéis hacer con pechuga si os gusta más, pero queda mucho mejor y más jugoso con contramuslo.
  • Dos cucharadas de salsa de soja.
  • Dos cucharaditas de aceite de sésamo.
  • Dos cucharaditas de mirin.
  • Dos cucharaditas de sake.
  • Limón.
  • Pimienta molida.
  • Un trocito de jengibre fresco.
  • Un huevo.
  • Una tacita de almidón de patata.

Para empezar, ponemos el contramuslo sobre la tabla y con un cuchillo afilado realizamos cortes muy pequeñitos en los extremos y cortamos los nerviecillos y partes duras. Luego lo pinchamos muchas veces con la punta del cuchillo por todo el filete. Todo esto servirá para soltar las fibras, que no se doblen las piezas y que quede más tierno.

Después, cortamos los contramuslos en trocitos del tamaño de un bocado y los metemos en un bol, en el que pondremos también la salsa de soja, el aceite de sésamo, el mirin, el sake, el trocito de jengibre rallado y la pimienta al gusto. Estos ingredientes un poco más específicos los podéis encontrar en las tiendas asiáticas. Mezclamos bien el pollo con el marinado y tapamos el bol con film. Lo metemos en la nevera y lo ideal es que lo dejemos hasta el día siguiente. Si lo queremos hacer para el mismo día, se puede hacer por la mañana y dejarlo para cenar, o al menos dejarlo unos 30-40 minutos macerando. Recordad que a más tiempo, más sabor.

Después, sacamos el bol de la nevera y añadimos el huevo. Mezclamos bien. Añadimos el almidón de patata y volvemos a mezclar todo. Debería quedar una mezcla homogénea y algo espesa.

Ponemos a calentar aceite vegetal a fuego medio en una sartén profunda o cazo. La idea es que el aceite cubra bien las piezas. Es importante que el aceite no esté excesivamente caliente para que se hagan uniformemente por dentro y por fuera. Metemos con cuidado las piezas y damos la vuelta cuando sea necesario para que se doren por ambos lados. Cuando estén algo doradas, las sacamos y las ponemos encima de un plato con papel de cocina para que se absorba bien el aceite.

Cuando ya hayamos frito todas las piezas, pasamos a hacer un segundo frito. Esto sirve para darle el toque crujiente al rebozado. Ponemos el aceite a fuego alto y metemos las piezas sólo un par de minutos, hasta que veamos que están bien doradas y crujientes, y las volvemos a sacar al papel de cocina.

¡Y ya está! Es un poquito elaborado, pero merece mucho la pena hacerlo. yo lo he servido sobre un poquito de lechuga, semillas de sésamo y un par de tomates cherry y le he puesto unas gotas de limón por encima como aderezo final. Podéis acompañar también con un poco de arroz blanco, una ensalada de patata al estilo japonés, o una ensalada verde a vuestro gusto.

¡Espero que os haya encantado! Si os gusta lo que hago, dadme un like en mi facebook, o seguidme en instagram para ver muchas fotos de comida rica.

¡Gracias por leerme y hasta la próxima!

Ensaladas·Entrantes·Legumbres·Vegetarianos

Ensalada de lentejas caviar.

¡Hola!

Hace meses compré una bolsa de lentejas caviar porque nunca las había probado y me daba mucha curiosidad saber cómo quedarían al utilizarlas en algún plato. Así que un día hice una ensaladita con un toque mediterráneo y me encantó como quedó. Desde entonces, es una receta que repito bastante, y es muy rica y fresca como entrante para ahora que viene el veranito.

IMG_20180612_164841_mh1528815686999.jpg

Para prepararla para dos personas utilizo:

  • Unos 200 gr de lentejas caviar.
  • Un puñado de tomates cherry.
  • Un puñado de brotes variados de lechuga.
  • Un trozo de queso feta.
  • Medio pepino.
  • Unas cuantas aceitunas negras, preferiblemente sin hueso.
  • Hojas de albahaca fresca.
  • Comino en polvo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Limón.
  • Sal.

Para empezar, echo en una tacita un chorro de aceite de oliva y media cucharadita de café de comino en polvo y lo remuevo bien. Dejo esto mientras preparo el resto de la ensalada para que se mezcle bien el sabor.

En la olla express pongo las lentejas a cocer unos 20 minutos desde que comienza a hervir. Cuando pasa este tiempo, se cuelan las lentejas y se enfrían poniendo el colador debajo del grifo de agua fría. Las dejamos escurriendo mientras preparamos el resto de ingredientes.

En un bol echamos el queso feta escurrido y el pepino cortados en cubitos, las aceitunas negras en láminas, los tomates cherry en láminas o a la mitad. La lechuga cortada en trocitos.

Una vez escurridas las lentejas, las ponemos en el bol y ponemos el aliño: Echamos el aceite con el comino en polvo, un chorro de zumo de limón, las hojas de albahaca picadas y la sal. Y sólo nos queda remover bien y servir.

¡Es facilísimo! Espero que os guste y que la incluyáis en vuestro repertorio este verano.

¡Hasta pronto!